jueves, diciembre 22, 2005

Hijos vagos y padres imbéciles.

Os pido perdón a todos, pero estoy triste y cabreado, así que necesito desahogarme.

Trabajo en una academia, cuyo nombre voy a ocultar para proteger a los inocentes. Tengo tres alumnos que son unos zotes, siendo educados. Bueno, tenía...
Como no daban palo al agua, y tenían unos exámenes claramente insuficientes, pues les he suspendido la evaluación.
Boletín de notas entregado el martes, incluida felicitación de Navidad, y consejos sobre como mejorar su rendimiento y aprobar la próxima evaluación.

¿Resultado? Los tres niñatos se han dado de baja en la academia, y yo he recibido un toque de advertencia por parte de la directora. Que si no se pueden perder tantos alumnos, que si hay que ser más flexible... ¿Más flexible? ¡Que demonios más flexible! Si no me han dado cancha ninguna y se pusieron en modo 'no-cooperativo' desde que el día 15 de Noviembre se les cruzaron a los tres amiguitos los cables (concretamente, parejita y amiga de la parte femenina de la parejita).

Al parecer, los padres han venido a dar de baja a sus hijos queridos, diciendo que... 'a mi hijo no le gusta el profesor', 'mi hija dice que explica cosas muy raras...' ¿Han venido a hablar conmigo, como recomendé en el boletín? Nooo, para qué... Han ido directamente a hablar con la directora, y yo tengo la intuición de que en Enero tendré que buscarme otro trabajo.
¿Cosas muy raras? Libro para preparar el First Certificate de Cambridge, adecuado a la edad de los niñatos: 16, según su DNI. Mental, posiblemente 5, porque me pedían que si no podíamos jugar en clase, y dar las explicaciones en español (cuando mi contrato especifica que debo dar la clase en inglés).

Así que... hoy me siento frustrado y cabreado a partes iguales. Jean Cocteau, que es un hombre maravilloso que escribió cosas maravillosas (por ejemplo, que el orgasmo siempre te deja un sabor amargo, porque siempre llega demasiado pronto y es demasiado breve), escribió dos novelas llamadas 'Los padres terribles' y 'Los niños terribles'. La primera no la he leído, pero la segunda se la recomiendo a todo el mundo... es sobre dos hermanos, hermano y hermana, adolescentes, que no quieren crecer, y viven juntos, enamorados incestuosamente, y haciéndose daño el uno al otro...
Así que, a imagen de Cocteau, me siento tentado de escribir 'Los niños vagos' y 'Los padres imbéciles'.

Por favor, si quereis compartir bilis o animarme un poco, dejad un mensaje.

9 comentarios:

Athair dijo...

Los niños son cada vez más imbéciles, pero eso no es culpa más que de los padres. Esos niños, imbéciles, se convertirán un día en padres imbéciles, y la cosa se perpetúa. No te preocupes, y sigue siendo buen profesor. Gente como tú es necesaria.

Ibn Sina dijo...

Gracias, Athair.

Espero que mañana podamos vernos para comer.

caasiwriter dijo...

Hola Ibn. Parece que has tenido un mal día. Supongo que llegan tarde mis ánimos, pero ahí van. Creo que todo lo que te ha ocurrido se debe a que trabajas en una academia privada. En estos casos hay que tener un poquito mas de mano izquierda. Sé que es complicado.

Un abrazo

Imperator dijo...

Una cosa fastuosa que tiene el mundo laboral es que trabajos hay muchos más de los que la gente se cree, por lo que si vales, y en enero se acaba el trabajo, no tardarás en encontrar otro.

Y si no, siempre te queda hacer como mi amadísima MJ, y opositar una mijita a profe de instituto. No te libras de tratar con adolescentes, pero las condiciones son bastante mejores.

Ibn Sina dijo...

Las oposiciones están siendo preparadas.

Jua jua jua.

Ibn Sina dijo...

En cuanto a la mano izquierda, es con la que pienso hacerle una colonoscopia al próximo padre que me diga... "Es que mi hijo trabaja mucho, pero usted le tiene mania"

morleigh dijo...

Hola Ibn, te comprendo perfectamente. Eso pasa a todos los niveles y en todos los paises. En Inglaterra enseñando español tengo cada animalito de dios (o del demonio). Pero además aquí los dividen en "sets", de los mas listos a los más tontos. Los más tontos no pueden casi ni escribir en ingles ni les interesa, así que imagínate lo interesados que están en aprender español o francés... además aquí no hay exámenes finales en junio, y los libros y cuadernos los provee el colegio. Estamos creando una generación de idiotas irresponsables. Dentro de cinco años, cuando no tengan currículum ni para reponedor en el alcampo, veremos lo que pasará...
Un beso y nos vemos pronto.

Jorge dijo...

Soy madrastra de un chico como tus alumnos. Los padres (y madres) les conceden todo y los hijos se aprovechan. En el caso de padres separados es peor.
Según mi experiencia, la cosa no tiene solución cuando hablamos de padres permisivos. No quieren cambiar su sistema ni mucho menos oir críticas.
Para mí , ha supuesto la separación de mi pareja, acosada por un adolescente vago, infantilizado y embustero. Eso sí, es muy risueño, siempre sonríe a todos. Incluso me sonrió a mí cuando me fuí de casa por no poder soportar su dictadura.

Kokuro dijo...

El problema (y no solo en las academias, tb se aplica a bachillerato, la ESO y la universidad) es que hay muchos zopencos que sus padres quieren que el niño tenga un titulo cuando, seamos realistas, una ameba tiene mas CI y mas respeto que esos maniquies (porque es lo que son, estan en cuerpo, pero no en mente).

Luego pasa lo que pasa, vas a las aulas y te encuentres gente con psp, movil, periodicos... y los 4 de siempre en primera fila atendiedo...
Luego nos quejamos de ser el pais con mas indice de fracaso escolar... SI ESQUE NO TENDRIAN NI QUE HABER EMPEZADO!!!