miércoles, diciembre 14, 2005

Connotación, denotación, y otros zarzales de la vida diaria.

Maravilloso el discurso de Harold Pinter al recibir el premio Nobel de Literatura, discurso sobre el que Micerinos ha llamado mi atención a través de su bitácora, o blog, 'To be a friend'. Se lo recomiendo a todo el mundo.

Para hacer sencillos un par de términos complejos que voy a abordar en esta entrada, empezaré diciendo que, en lingüística, llamamos 'denotación' al significado nuclear de un término o expresión, y 'connotación' a los significados accesorios que ese término ha ido adquiriendo con el uso. Así, 'toro' es el macho de una serie de especies bovinas, entre ellas las razas vacunas de diversa índole, y los cebués, por ejemplo. Si cuando yo digo 'toro' tú piensas en Soberano o en Osborne, eso se debe a la connotación.

He dicho ésto, porque entre hoy y mañana voy a dar un esbozo de mi postura (que por otra parte, es posible que no le interese a nadie) sobre dos temas muy espinosos: la eugenesia y la eutanasia.

La palabra 'eugenesia' tiene muy mala prensa, desde la Segunda Guerra Mundial, debido a lo mucho que fue utilizada por los científicos, y me disculpen los científicos, del Tercer Reich. Etimológicamente, 'eugenesia' es un neologismo formado por el prefijo 'eu' y la raiz 'genesis', ambas griegas, y significa 'buen origen o buen nacimiento'. Término inventado por Francis Galton, la eugenesia se define, por el RAE, como 'aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especie humana'.

La eugenesia tiene dos aspectos, llamados positivo y negativo, no por su carácter moral, sino por su carácter aditivo o sustractivo: así, la eugenesia es positiva si mejoramos las condiciones relativas a la génesis y el nacimiento, y negativa si eliminamos las condiciones perjudiciales, o sus resultados. En la práctica, la eugenesia positiva ha consistido, históricamente, en dar mejores alimentos a las embarazadas, cuidarlas, mejorar la higiene de los hospitales, darles apoyo psicológico, etc... y la negativa en esterilizar a las personas consideradas 'indeseables' y poner término a los embarazos inviables o, y la redundancia viene al caso, 'indeseables'.

Es por eso por lo que yo tengo muchos reparos a decir que soy 'eugenista', porque la gente (aquellos que entienden el término, claro), inmediatamente piensan en el Tercer Reich, y te miran con cara rara, si no te ponen verde inmediatamente. Pero yo explico los matices del término.
Soy eugenista: es decir, creo que es bueno que el parto y el embarazo sean fáciles, cómodos y saludables para la madre y el bebe o bebés, creo que es bueno cuidar de la alimentación de los seres humanos, y creo que es bueno echarle una mano a la naturaleza en determinadas situaciones. Ahora bien: no soy partidario de la esterilización de nadie por sus características físicas o mentales, ni de la interrupción de ningún embarazo por tales características (aquí nos metemos en el tema del aborto, así que antes de meterme más profundamente en el zarzal, me paro).

Próximamente, la eutanasia.

7 comentarios:

P. Gines dijo...

Por los abusos bioéticos del racismo eugenésico (que antes de los nazis ya era fuerte en EEUU y Suecia, véase Margaret Sanger y todo su discurso para extender lo de "más hijos para los hábiles, menos para los inútiles") la palabra eugenesia ha quedado marcada como lo que es: esterilización, aborto y discriminación para nacer o ser engendrado por características consideradas indeseables.

Si lo que te interesa es fomentar una correcta atención médica prenatal y perinatal -cosa muy loable- llámalo así: atención prenatal y perinatal. Es claro y eficaz.


Otros términos como "salud reproductiva" hoy se usan como forma encubierta de "aborto", "esterilizaciones" y "anticoncepción".

Oye, Ibn Sina, sadiqií,min-fadliq, ¿me puedes pasar tu e-mail? te quiero comentar un post anterior pero prefiero por privado. Yo estoy en khazad@ctv.es

Ibn Sina dijo...

Pablo:

Me gusta la palabra eugenesia. Es corta y eficaz; lo único es que a veces las palabras, como muchas otras cosas, cojen roña y óxido, y hay que limpiarlas. Atención prenatal y perinatal, la verdad, es bastante farragoso, ¿no crees?

Muy duro debe de ser lo que quieres comentarme, si prefieres hacerlo en privado. Te contestaré a tu dirección, y así podremos hablar.

Hal anta tatakal'lamu al 3arabiyatu?

:)

P. Gines dijo...

Ay, no había visto tu pregunta...

Atakal·lamu kalila zhid·dán min al aarabiya'

Darastu fi madrassati'l lugaat.

Pero sólo un año y medio.

Luego me saqué una novia rusa y me pasé al ruso. Pero le cogí mucho cariño al árabe y me gusta mucho como suena. Al aarabiya zhamiila!

Ibn Sina dijo...

¿Estudiaste en la Escuela Oficial de Idiomas? Vaya, yo también, y sólo año y medio... ¿estabas en clase de Pilar?

Imperator dijo...

Ejem.

Yo soy partidario de la eugenesia. Soy partidario de interrumpir el embarazo en caso de que se detecte de manera temprana una minusvalía o deficiencia que dificulte o imposibilite la vida autónoma del niño.

Dicho eso, también creo que si el niño nace, es cosa tuya y es tu responsabilidad. Tienes que quererlo como a cualquiera y dar lo máximo por él. Pero Rapun y yo estamos de acuerdo: si es posible interrumpir el embarazo de un niño con minusvalía sin riesgo para ella, lo haremos. Ya lo intentaremos otra vez.

Ibn Sina dijo...

Uno de los problemas más graves es:

¿Dónde trazamos la línea? ¿Qué es una minusvalía o deficiencia que dificulte o imposibilite la vida autónoma del niño?

Los casos extremos son fáciles, pero... ¿donde trazamos la línea?

P. Gines dijo...

Imperator dice: "Soy partidario de interrumpir el embarazo en caso de que se detecte de manera temprana una minusvalía o deficiencia que dificulte o imposibilite la vida autónoma del niño. [...] Rapun y yo estamos de acuerdo"

OK, tú y Rapun estais de acuerdo. ¿Y tu hijo que opina de esto? Déjale unos añitos para que se haga una opinión. ¿O es que él/ella no puede opinar?

Mira, si quedais embarazados y el niño no cumple vuestras (más o menos exquisitas) expectativas de salud, aspecto físico, psíquico, etc... no lo mateis.

Dádnoslo. A nosotros o a otra familia. Tatiana y yo podemos hacernos cargo de ese niño. Perdimos un bebé hace pocos meses. Incluso si nosotros no pudiésemos, otros muchos padres pueden.

Hay cientos de niños que han sobrevivido al aborto, muchos con grandes heridas: ninguno ha dicho "estaba mejor muerto que vivo". Todos prefieren estar vivos.

Puedes leer la opinión de niños que sobrevivieron a distintos tipos de abortos para contar SU visión:

http://www.mscperu.org/aborto/sobrevivientes/buena.htm

Hay además un buen libro en Planeta+Testimonio "Yo sobreviví a un aborto", que recomiendo.

La madre de Gianna Jessen intentó abortarla hace 17 años. Le inyectaron una mezcla especial en el útero capaz de abrasar al feto por dentro y por fuera.
Gianna: "Se supone que después nace un bebé muerto, pero aparecí y dije '¡Hola!'. Pesaba exactamente un kilo al nacer y tenía serios problemas neurológicos que han perdurado hasta hoy. Hasta los tres años vivió en hogares temporales y seis meses después la adoptaron sus padres actuales.

Y por cierto, no existen los abortos sin riesgo: se calcula que cualquier aborto es un 300% más peligroso (para la madre) que un parto en igualdad de condiciones.

Sobre el "Síndrome post-aborto" que afecta a la mayoría de mujeres (y muchos hombres) tras abortar:
http://www.nomassilencio.com

Otros efectos del aborto sobre la mujer, con testimonios de afectadas, en la Asociación de Víctimas del Aborto:
http://www.vozvictimas.org