miércoles, febrero 08, 2006

El Profeta, en los periódicos...

Advertencias:

1) No soy musulmán; soy unitario. Por eso mismo intento conocer todas las religiones tal y como si las conocería si las practicara e intento respetarlas al máximo, tal como las respetaría si las practicara.
2) He visto las caricaturas del Profeta; por tanto, no hablo de oídas.
3) En el contexto de esta entrada, 'Profeta' se refiere a Muhammad (la paz sea con él), al que según el Islam le fue revelado el Qur'an por el arcángel Gabriel.
4) Condeno los ataques a embajadas, quema de banderas, etc... tanto como la publicación de las caricaturas del Profeta, por si alguien se siente tentado de atacar este blog desde cualquier postura ideológica.

Dicho ésto, vamos allá. Caminemos siempre en la luz, y huyamos de las sombras de la ignorancia.
(a la izquierda: el nombre del Profeta, caligrafiado)

La polémica por las caricaturas del Profeta publicadas en Septiembre de 2005 por un periódico danés ha llegado a un punto bastante preocupante: quema de banderas, salida de ciudadanos occidentales desde los países musulmanes, cierra de embajadas, ataques contra legaciones diplomáticas, etc...
Creo que el problema que ha llevado a esta situación es el de si es más importante la libertad de expresión, o el respeto a la religión. Para mí, ambos valores están unidos; la libertad debe incluir el respeto a las creencias del otro, porque si para mí mis creencias tuvieran el mismo valor que tienen para el otro, no me gustaría que el otro las despreciara, ¿no? La clave de mi postura es: el otro tiene el mismo valor que yo.
Ahora, veamos... la más escandalosa de las caricaturas es una que muestra al Profeta con un turbante en forma de bomba, dentro del cual se puede leer (en árabe) la Shahada, o 'profesión de fe' (es decir, No hay más Dios que Dios, y Muhammad (la paz sea con él) es el mensajero de Dios).
Me parece un dibujo ofensivo, reaccionario, y con más bien poco sentido del humor... Y con un gran potencial insultante.
Se han presentado todo tipo de discusiones al respecto; desde que sólo es un chiste, y que por tanto la reacción es desmedida, hasta pedir la cabeza de los dibujantes. Ambas posturas, por extremas, me parecen erróneas.
Para empezar, hasta el momento, y que yo sepa, nadie se ha atrevido a dibujar, en las páginas de un periódico, a Moisés ametrallando palestinos, a Abraham arrojando niños palestinos a las fauces ardientes de Moloch, o a Nimrod (uno de los arquitectos de la torre de Babel) construyendo el Muro de Jerusalén bajo las órdenes de Sharon. Y eso que es habitual que la prensa árabe caricaturice a los políticos israelíes, europeos y norteamericanos.
Pero caricaturizar a los políticos es sano, y saludable. También la prensa europea lo hace.
El problema con las caricaturas del Profeta requeriría un comentario demasiado largo; por eso me voy a centrar en la del turbante-bomba. Hacer una ecuación 'fundador de una religión = terrorista' es algo ofensivo y poco inteligente, desde mi punto de vista. Ofensivo porque el Profeta es, para cientos de miles de personas, el mensajero del dios único y verdadero, Dios, y esas creencias merecen ser respetadas. Poco inteligente, porque es un gesto que ha puesto carnaza directamente al alcance de los fundamentalistas islámicos. Y el fundamentalismo islámico es tan peligroso para los propios pueblos islámicos como para Occidente.
No me parece que el camino para lograr el entendimiento entre culturas sea echar leña al fuego del 'Choque de Civilizaciones', como decía Samuel Huntington.
La blasfemia puede que sea un pecado, y como tal, solo es imputable al que sigue una determinada religión, pero la grosería es algo que no se debe cometer.

7 comentarios:

Imperator dijo...

Sinceramente, el chiste tiene muchas posibles interpretaciones. Y me atrevería a decir que otros profetas famosos han sido objeto de sátira un montón de veces (empezando por Jesucristo).

A mí el chiste me parece escalofriantemente realista. Si no les gusta que se les retrate como una religión de locos peligrosos, ayudaría el que no se permitiera o alentara desde algunos gobiernos que facciones del Islam se comportaran como tales.

El Islam no es una religión de paz, del mismo modo que ninguna de las otras grandes religiones monoteístas actuales lo son. Pretender lo contrario es un sorprendente ejercicio de cinismo.

A mí me parece bien que se defienda la libertad de prensa ante todo. Hemos vivido siglos y siglos aplastados por supersticiones y creencias absurdas. Francamente, me importa un peo de mona que se satirize a un tío que lleva siglos muerto. Él no se va a quejar.

Y esto no cambia nada: los fundamentalistas llevan amenazando con ataques contra Occidente años. Si van de farol, van de farol, y si no, probablemente iban a hacerlo de todas maneras.

Ibn Sina dijo...

Hombre, gracias por romper el hielo, Imperator.

Tienes razón: Jesucristo ha sido satirizado muchas veces. Pero no sé si ha sido satirizado alguna vez de la forma que lo ha sido el Profeta en este caso... sin que los dibujos los hicieran personas de cultura occidental-judeo-cristiana.

Me gustaría que hubiera algún comentario más, sin embargo...

Imperator dijo...

Ibn Sina, los medios no son los mismos. No estoy seguro de si existen semanarios humorísticos en el mundo islámico, pero probablemente si los hay sean pocos y vigilados. De hecho, ninguna de las religiones monoteístas acaba de mirar la risa y el humor con buenos ojos.

Releyendo tu entrad, encuentro un punto de discrepancia: no creo que haya que respetar a las religiones por encima de la libertad de expresión. De hecho, creo que es bueno para nuestra sociedad secular que sigamos teniéndolas a raya.

Releyendo "Por qué no soy Cristiano" de Russell, encuentro que el autor opina que:
"Descubrimos al mirar al mundo a nuestro alrededor que cada pequeño avance en el sentir humano, cada mejora en las leyes, cada paso hacia la disminución de la guerra, cada paso hacia un mejor trato de las razas de color, o cada mitigación de la esclavitud, cada progreso moral que se ha hecho en el mundo, ha sido constantemente enfrentado con las iglesias organizadas del mundo."

Creo sinceramente que tenía razón en 1927, y que sigue siendo cierto ahora. Me parece mal que se claudique ante los fanáticos y los ignorantes en este asunto.

Imperator dijo...

He hecho una entrada sobre el tema en el blog. Creo que es mejor que escribir un comentario XXL.

Mikyma dijo...

Dices esto:

Creo que el problema que ha llevado a esta situación es el de si es más importante la libertad de expresión, o el respeto a la religión. Para mí, ambos valores están unidos; la libertad debe incluir el respeto a las creencias del otro, porque si para mí mis creencias tuvieran el mismo valor que tienen para el otro, no me gustaría que el otro las despreciara, ¿no? La clave de mi postura es: el otro tiene el mismo valor que yo.

¿Y en caso de no tener creencias? Me explico.
Yo no digo ni que Dios exista ni que no. Admito ambas posibilidades pero me parece una pérdida de tiempo el planteárselo. Ahí entra la fe y la creencia que pueden conducir al fanatismo.
Si creo en algo es que no se puede creer en nada a ciencia cierta, a pies juntillas, sin dudarlo. Siempre que se deje completamente a un lado la razón estaremos dando un paso atrás en la evolución de la humananidad. La verdad, no veo tanta diferencia entre los dioses griegos y el Dios cristiano, el judio o el musulmán.

Opino que tendríamos que tener TODOS un poquito más de sentido del humor.
Quizás si nos pusiésemos a pensar en lo que pensaría Dios al ver por la SOPLAPOLLECES por las que nos peleamos - las mencionadas caricaturas son sólo un mero ejemplo- nos daríamos cuenta de lo absolutamente IGNORANTES que somos todos y el mal que le estamos haciendo a la humanidad en general, hablando en voca de un Dios del que nadie puede demostrar su existencia.

Poco más que decir,

Paz, amor y empatía.


http://mikyma.bitacoras.com

Ibn Sina dijo...

Bienvenido, Mikyma. En cuanto a lo que dices, creo que no tener creencias es una creencia, con lo que estoy de acuerdo con el espíritu de tu comentario.

Irea dijo...

No soy musulmán; soy unitario. Por eso mismo intento conocer todas las religiones tal y como si las conocería si las practicara e intento respetarlas al máximo, tal como las respetaría si las practicara.
Todo el mundo debería intentar eso mismo. ^__^ Hace unos años estuve haciéndole de cicerone a una chica japonesa por Toledo y me sorprendió gratamente como al entrar a visitar la catedral hacia una pequeña reverencia ante el altar aunque no era cristiana. Cuando se lo comenté me dijo que en Japón es costumbre mostrar así su respeto hacia todos los credos. Me pareció precioso.
Respecto a las caricaturas... También yo creo que la quema de banderas, ataques a embajadas, etc., es desbarrar -creo que para quienes lo están haciendo las caricaturas han sido sólo una excusa-, aunque pienso como tú, que hoy día ya no se respeta nada de nada. Está bien que haya libertad de expresión, pero a veces también habría que pararse a pensar un poco en si estaremos ofendiendo la sensibilidad de otras personas.