lunes, septiembre 01, 2008

Los placeres del agua...

Para mi cumpleaños, Athair y Rapunzell me regalaron un masaje mixto y un baño en Medina Mayrit, aquí en Madrid, en plena calle Atocha. No voy a hablar de la tetería, ni del restaurante, ni del espectáculo, ni de si es más o menos orientalista. Voy a hablar del placer del agua.

Tras darte una ducha en el vestuario, nada más entrar a los baños (el hammam) te encuentras con la puerta del baño turco. Después, a mano derecha, la piscina de agua fría, y a la izquierda la piscina de agua caliente. En el pasillo hay una fuente de agua potable, pues siempre conviene, en el hammam, estar hidratado. Continúas avanzando, y a la izquierda tienes la piscina de agua templada, y a la derecha la sala de descanso, con una fuente de té, bastante bueno en mi opinión. Más a la derecha, unas escaleras y una sala de paso llevan a los cuartos donde se dan los masajes con guante de crin, para exfoliar la piel, y los masajes relajantes con aceite.

Es una auténtica maravilla; el ambiente es sensual sin ser obsceno, la luz es tenue, la música suave, lo bastante alta como para que no puedas evitar oírla, lo bastante baja para que no moleste. El personal es cortés y eficiente. El masaje de guante de crin me dejó nuevo, y el relajante me elevó. Bajé a las piscinas como en una nube, y salí a la calle con ganas de comerme el mundo.

Para rematar, el encargado de la recepción que me atendió no sólo es amable y te trata con corrección, también está de muy buen ver. Su compañera posee las mismas virtudes.

¿Recordáis cuando el herbolario le dice a Guillermo, en El Nombre de la Rosa, que lujuria y humedad son términos equivalentes? Pues eso. Bien lo debía saber el ladino monje... Esta lujuria del agua, si lujuria es, es inocente y buena para el alma y el cuerpo.

Lo dicho: si podéis permitiroslo (la relación calidad-precio es, a mi entender, notable sin ser excelente) id al hammam; si estáis estresados y agobiados, id a los baños árabes. Vale la pena.

3 comentarios:

Garbanza dijo...

Vaya! qué casualidad! ayer mismo estuve mirando pillarme un bono para ir allí para empezar bien el curso!!
Ahora que lo dices tengo aún más ganas!

Miguel dijo...

Cuando pase por Madrid tengo que ir. Mira, soy Católico y hasta pasé por el seminario, pero el agua para mí tiene algo espiritual, más incluso que una iglesia.

Uno que es raro, que le vamos a hacer :)

kartones dijo...

yo fui, hace ya tiempo, y siempre tengo en mente volver... es una de esas cosas que siempre dices "tengo que volver a..." y luego nunca encuentras el momento...