viernes, marzo 07, 2008

O nos movemos, o nos mueven.

Se acabaron las máscaras. Éste soy yo; éste es Ibn Sina; y éso que hay a mi espalda es el cementerio sacramental de San Justo, en Madrid.
A partir de hoy, veréis mi cara al entrar a este Libro. Así podréis escupirme por la calle si alguien se atreve. Y los que quieran saludarme también podrán.
Id a votar el domingo. Al partido que más os guste, más os convenza, más rabia os dé, pero id a votar. Demostremos que nadie puede decidir por nosotros.

5 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Alhamdulillah!

Hermosa protesta.

Assalaamu Alicum wa rahmatullah wa baraktuhu.

Ibn Sina dijo...

Gracias. Un abrazo.

Wa alaikum assalaam.

Imperator dijo...

¿Escupirte por la calle? ¿De qué va eso?

kartones dijo...

Me gusta la foto, sales guapo, y el cementerio no queda nada tétrico, con lo deprimentes que son los camposantos españoles.

Crasamet dijo...

Bueno, pues ahora que te podemos ver en foto, te diré claramente que tú y yo no hemos coincidido en la revista "Entiendes" Es más probable que nos hayamos cruzado en un bar de "osos", je, je...

Un saludo.

Fer.