jueves, junio 26, 2008

El hombre que no cambia de opinión es como un charco de agua estancada, y cría serpientes de la mente.

Nunca me ha gustado el fútbol. Es más, siempre le he tenido manía. Con cierto placer culpable me gustaban ciertos futbolistas, con los que soñaba cuando era adolescente. Ahora que soy adulto sigo soñando, pero con otros distintos...

Y, sin embargo, hoy me he visto entero el partido de fútbol de la semifinal de la Eurocopa, el España-Rusia. Entero.

Y, ¿por qué? Para que mañana o pasado, cuando hable de ello con un técnico de farmacia en prácticas, no se me quede cara de tonto.

Quien me ha visto y quien me ve...

2 comentarios:

Leyre dijo...

Que humor!!! yo no me veo capaz de aguantar un partido entero.

katakraos dijo...

pues sí, quién te ha visto y quién te ve...