viernes, abril 07, 2006

De machismo y bisexualidad.

¿Nunca habeis notado, vosotros que leeis este Libro de la Curación, que cuando una mujer hasta la fecha reconocida como heterosexual decide tener, o simplemente tiene, alguna experiencia lésbica, se la suele felicitar, animar, y comentar laudatoriamente su valentía al ampliar su sexualidad, mientras que si un hombre, también heterosexual hasta la fecha, decide tener, o tiene, alguna experiencia gay, los comentarios suelen ser denigrantes, y del tipo: 'Al fin y al cabo, siempre había sido gay, o marica, o...'

Viene ésto a cuento de un artículo que estaba leyendo el otro día (y de varios artículos sobre como algún político famoso ha sido sacado del armario) sobre como el nuevo pensamiento reaccionario, a pesar de retroceder y luchar un día si y otro también contra los cambios en moral, ética y práctica sexual, sigue siendo incapaz de aceptar que es posible que los varones sean viriles y bisexuales al mismo tiempo. Es decir, que si un hombre siente atracción por las mujeres y los hombres, es que es un gay disfrazado, y su interés en las mujeres es fingido.

Recientemente, ha habido algunos artículos en la prensa de divulgación científica, especialmente uno (bastante dudoso, pero cuyo origen ahora mismo he olvidado) que afirmaba que un 30% de las mujeres sienten excitación al ver tanto a hombres como mujeres en actitudes sensuales o sexuales, mientras que sólo un 0,05% de los hombres sentía lo mismo.
Sorprendentemente, y como muestra de que la reacción crea extraños compañeros de cama, parece ser que los reaccionarios que defienden que los varones que gustan de los dos sexos no son más que gays disfrazados han encontrado aliados entre los varones gays.
Al otro lado de la alambrada, parece que hay gays que afirman a voz en grito que aquel al que le gustan las mujeres y los hombres no es más que un gay incapaz de aceptar plenamente su homosexualidad, y que sigue aferrándose a sus escarceos heterosexuales por cobardía.

Y yo me pregunto, si hace tanto que Master & Johnson, Kinsey, y Shere Hite dejaron claro que la realidad era otra, ¿por qué seguimos golpeándonos la cabeza, como especie quiero decir, contra estos extraños muros conceptuales?

A un servidor le gustan los hombres. En general. Los hombres concretos, y los hombres en abstracto. Soy capaz perfectamente de imaginarme un hombre abstracto, y darle forma en mi mente hasta que me resulte atractivo, sin tener que ponerle los rasgos de nadie concreto. Pero... me gustan las mujeres concretas. Hay mujeres concretas que me resultan sexualmente muy atractivas. Pero no me gustan las mujeres en abstracto; no puedo encontrar sexualmente interesante a una mujer en abstracto, ni puedo crearla en mi mente. Supongo que eso en la escala Kinsey me debe de colocar cerca del 2 o 3, será cuestión de comprobarlo.

Pero ese rasgo de bisexualidad en mi carácter es algo que no suelo comentar; apenas con mis amistades más íntimas, y mucho menos con extraños. Porque, hasta la fecha, la reacción general ha sido negativa: condescendencia, incredulidad, o cosas aún más alucinantes. Alguien se me puso muy serio y me dijo: Mira, éso es una excusa porque sólo encuentras sexualmente atractivas a mujeres que nunca podrás tener. Y yo me quedé mirándole con cara de 'Tú flipas, no? ¿Qué fumas?, porque quiero probarlo.'

La reina Victoria no proclamo leyes contra el lesbianismo porque era incapaz de imaginar que tipo de cosas podrían hacer dos mujeres juntas en la cama. El lesbianismo ha sido, tradicionalmente, considerado un juego erótico de divertida perversidad (no hay más que ver la perenne popularidad de las escenas lésbicas en películas porno para heterosexuales), mientras que la homosexualidad masculina ha sido entendida como un ataque a la virilidad y un peligro para el patriarcado.

Una vez más, me pregunto a donde vamos a parar.

3 comentarios:

Imperator dijo...

Probablemente a donde siempre. Más o menos, en estos temas, se suele andar en círculos.

caasiwriter dijo...

Muy buena tu idea sobre lo abstracto y lo concreto. Creo que me sucede lo mismo, también será cuestión de comprobarlo algún día. ¿Nos sucedará a todos?

Un saludo

Ibn Sina dijo...

Gracias, Imperator, Caasiwriter.

Caasiwriter: A ver si quedamos para comer esta Semana Santa. Tienes unos cómics que devolverme.

:P